Trillo-Figueroa, gobernador

Viaje accidentado del primer petrolero que llega a Escombreras
Viaje accidentado del primer petrolero que llega a Escombreras
El de Cartagena es el municipio 22 de España por número de habitantes: 133.049, por delante de Santander, Alicante, Cádiz y Badajoz. Y progresa a pasos agigantados al iniciarse el mandato del alcalde Ginés Huertas Celdrán, nacido en 1915, profesor mercantil y de idiomas en el colegio Hispania, además de empresario de automoción, presidente del ramo del Metal y diputado. Sus empleados no municipales le regalan un bastón de mando. También progresa el anterior regidor, Federico Trillo-Figueroa, que en abril es nombrado gobernador civil de Teruel. Cuatrocientas personas asisten a un almuerzo homenaje de despedida.

Otro galaico metido en política, Manuel Fraga Iribarne, visita Cabo de Palos, camino de cumplir el monumento vigía un siglo, y se le ocurre subir al faro: 267 escalones en espiral. La población está eufórica porque destinarán diez millones de pesetas para llevar el agua potable. Muy cerquita se estrena el hotel Entremares, en el primer kilómetro de La Manga.
 
A destacar, otro nombramiento: el de obispo de Cartagena, que recae en un sacerdote mallorquín de 45 años, Miguel Roca Cabanellas. Y, puestos a designar por la autoridad competente, llega un nuevo capitán general, el almirante Álvaro Guitián. Más ingrata es la noticia del fallecimiento del trovero Pedro Cantares (Pedro Pérez Ros en su DNI), de Galifa, que se hizo popular por sus bandos panochos en San Antón. Otro personaje de la canción, Paco Galián, representa a España en el Festival de Malta con Margarita, de Alberto Costa. También en lo cultural la Masa Coral Tomás de Victoria, de la Basán, recibe una medalla de plata.
 
Al campechano Santiago Bernabéu, patriarca del Real Madrid, se le ocurre en septiembre darse una vuelta por el Almarjal para presenciar un amistoso entre el Cartagena y su equipo B, que gana por 1-6. Se sienta en el palco junto al alcalde Huertas.
 
Llega a Cartagena en viaje tan histórico como accidentado el primer petróleo crudo de Ayoluengo para la joven Refinería, en el buque tanque Camporraso, con 6.000 toneladas. La descarga dura diez horas. Un terrible ciclón en Finisterre retiene al petrolero veinte horas frente a La Coruña. Y más alarma causa en octubre un ejercicio de Protección Civil para el caso de que se lanzase en Cartagena una bomba nuclear de un megatón. La zona de destrucción tiene 5 kilómetros de radio. Se moviliza todo quisque y al final hay vino de honor para quitarse el susto.