Rafael Moneo ultima el Teatro Romano

Vaya! El nuevo año llega con una ORA más cara, en más calles y con la amenaza de la grúa. Las tarifas de la zona azul suben un 3 %. Pero mucho más asciende el precio de los pisos en Cartagena, cuatro puntos más que la media nacional, y el metro cuadrado sale a 1.013 euros, casi doscientos euros menos que en Murcia.
Varios bares de Barrio de Peral acumulan 15 denuncias de la Policía Local por varios motivos, uno de ellos el incumplimiento de los horarios. Ocurre porque en madrugada no hay prisas por cerrar y los vecinos dicen no descansar, por los ruidos. Más ruidosa es la polémica idea de construir una nueva cárcel. La alcaldesa condiciona su construcción a la existencia de apoyos sociales. El letrado Luis Ruipérez pide terrenos para ello y justifica un nuevo depósito carcelario en la necesidad de al menos de 400 plazas para reclusos.
El admirado, omnipresente y destajista Moneo ultima el proyecto del Teatro Romano para que abra en el 2006, pero la Fundación todavía tiene que hacerse con el Palacio de Riquelme. Un trámite tan lento como el que soportan los dueños de cuatrocientos barcos en lista de espera para conseguir atracar en el puerto deportivo. Y es que en un año la Capitanía Marítima matriculó 800 naves. El espacio vital es problema, pues sólo se dispone de 350 puntos de amarre.
No tiene ese inconveniente la multinacional francesa Carrefour, que decide instalarse en el Parque Mediterráneo del polígono Cabezo Beaza para poner en órbita su segundo centro comercial en Cartagena. Ya tiene uno en el Paseo de Alfonso XIII, donde antes estuvo el viejo Almarjal, y ahora decide expandirse en la nueva zona comercial y de ocio de la ciudad. En ese polígono ya hay más de seiscientas empresas y 7.500 'currantes'. Es el progreso, sin freno, algo que en otro ámbito sucede con la plaga de una atrevida carcoma que surge hambrienta en el almacén de los californios, en Las Seiscientas, y daña al menos tres tronos: el Prendimiento, la Cena y parte del Ósculo.
Más de Semana Santa. El Museo que las cofradías intentan abrir en el Palacio de Molina, de la calle Jara, acoge alguna exposición temporal pero no puede abrir de forma definitiva. Una deuda de 54.000 euros frena en mayo su montaje y retrasa una inauguración prevista para el mes de octubre que nunca se produjo.
Sí puede abrir sus puertas con total normalidad el nuevo centro de relax construido por La Manga Club en Las Lomas. Ha costado 33 millones de euros y tiene los mayores adelantos para el descanso y la belleza de sus distinguidos clientes. El complejo incluye un hotel de 180 habitaciones y setenta apartamentos.
Este año pasa, entre otras cosas, que se estrena en la plaza de los Héroes de Cavite un hotel de la cadena NH de una parte; de otro, el ascensor panorámico del Parque Torres, encargado por el consorcio Puerto de Culturas. También se estrena Félix Faura Mateu como rector de la Universidad Politécnica, en sustitución de Juan Ramón Medina Precioso; Española del Zinc (Zinsa) pierde 4,7 millones de euros en un año; comienzan las obras para convertir el antiguo colegio de San Miguel en el nuevo ayuntamiento administrativo, en local de las monjas de San Vicente de Paúl que cobran al irse seis millones de euros por desprenderse de 11.000 metros cuadrados. Y lo más llamativo: Cartagena ya es el vigésimo quinto municipio con más población del país, con ayuda de la inmigración, claro.