El gran auge de las licencias de obras

Comienza bien el año, por decir algo. Setenta y cinco personas que se pasaron un pelín con el alcohol en Nochevieja (intoxicaciones etílicas que se dice) son atendidas. Mas no hay que alarmarse porque esa cifra referida a Cartagena es diminuta en comparación con los datos de Murcia y Lorca.
Urbanismo municipal bate marcas en la concesión de licencias de obras: 1.720 expedientes tramitados y dinerito para el Ayuntamiento en pleno auge de la construcción. El crecimiento es del 15 %, es el mejor año que se recuerda en ese aspecto y la caja municipal ingresa sólo por licencias 8,4 millones de euros. Otro signo de progreso ciudadano se refleja en la Universidad Politécnica al superar por vez primera la barrera de los 6.500 alumnos. Cuenta con 67 aulas más que durante el curso pasado.
Hacienda lo vigila todo, ve algo presuntamente raro y propone una multa de 60.000 euros a la Federación de Tropas y Legiones de las Fiestas de Carthagineses y Romanos por olvidarse de pagar el IVA en los 15 años de las facturas cobradas desde que comenzaron las fiestas. El presidente Luis Suárez quiere negociar con la Agencia Tributaria y recortar el efecto del 'palo', que no es pequeño.
Una empresa local compra el Teatro Circo para evitar su cierre, después de que hayan cesado las proyecciones de películas y se mantenga sólo como sala de conciertos y teatro. Se llama Sonora y mantiene la programación municipal cultural. Más sonora o más sonada es la noticia de que la nueva propietaria de La Manga Club, resort líder del Mediterráneo, según su presidente Joan Robinat, paga en nombre de MedGrup Inversiones, por el complejo turístico 146 millones de euros.
La empresa es catalana y sustituye a la naviera británica P&0, presidida por Lord Sterling, que debe desprenderse de propiedades e inversiones inmobiliarias en medio mundo por unas nuevas normas de la competencia.
Más de turismo. En pleno verano, los vecinos de Los Urrutias se soliviantan por los continuos cierres de la playa. La depuradora del cercano municipio de Los Alcázares vierte aguas a una rambla y ésta desemboca en el Mar Menor. Las protestas fueron escuchadas en los despachos de Murcia y Cartagena, pero los problemas de suciedad siguen ahí.
Siguen las compras de relevancia y el dueño holandés del famoso yate 'Azor', utilizado por Franco y en el que firmó Don Juan de Borbón el acuerdo de sucesión a favor del rey Juan Carlos, lo pone en venta a través de una empresa de Cartagena por 1.200.000 euros. El barco lo adquirió su propietario en 1983 y fue construido en 1925. El barco acabó en la puerta de un motel en un pueblo de la provincia de Burgos.
En el silencio de la madrugada cien policías descabezan el clan de Los Toreros, en Lo Campano, y se incautan de drogas, armas, coches caros, viviendas espectaculares, joyas y dinero. Es la llamada Operación Lidia y los agentes lidiando, lidiando registran catorce casas, son detenidas veinte personas y encuentran tres caballos pura sangre. José María García, que no es el famoso periodista sino el comisario jefe de Cartagena, se lleva los aplausos.
El fuego destruye en veinte minutos parte del mayor edificio modernista de la calle Sagasta. El incendio se declara en el almacén de La Oca (y tiro porque me toca) ahúma lo que pilla y causa destrozos y molestias al vecindario.