Un centenar de comercios brillan con 'Sol Región de Murcia'

 
Son los 'Óscar' del mundo empresarial, un tributo a la excelencia. La Consejería de Universidades, Empresa e Investigación ha otorgado a 131 establecimientos el distintivo 'Sol Región de Murcia' que garantiza su calidad. En concreto, 128 comercios han obtenido ya un 'Sol' y otros tres, Muñoz Joyeros, Del Campo Joyeros y Muebles Rovira y Muñoz, han sido merecedores de dos.
El consejero del ramo, Salvador Marín, ha destacado que «estos establecimientos ofrecen la máxima calidad a sus clientes, son de confianza absoluta y destacan por su excelencia». Por todos estos motivos, son los primeros negocios que podrán lucir el 'Sol Región de Murcia' pero, explicó Marín, «muy pronto se unirán otros muchos merecedores de esta marca por su profesionalidad y buen quehacer diario».

«Hay que sumar más soles»

Los comercios que han obtenido el 'Sol' por su compromiso con la calidad pertenecen a sectores tan variados como moda, calzado y complementos, perfumería, óptica, joyería, electrodomésticos o mobiliario, que representan la oferta comercial con la que cuenta la Región.

La puesta en marcha de esta marca de calidad forma parte del Plan del Impulso al Sector de la Distribución Minorista que lidera la Consejería, a través de la Dirección General de Comercio y Artesanía, y aporta a los establecimiento «una seña de identidad y ventaja competitiva». Según recalcó el consejero «hay que seguir sumando 'soles' para dar así un paso más en este compromiso con la excelencia en el sector comercial».

La creación de esta marca forma parte del Plan de Impulso del Comercio Minorista de la Región de Murcia, que establece diez líneas estratégicas y 59 medidas para lograr una mayor productividad y competitividad del sector. Entre las medidas cabe destacar el impulso del urbanismo comercial, la implantación de las nuevas tecnologías, la formación de los empleados y los titulares de comercio, las líneas de crédito preferente para los comercios y la celebración de ferias 'outlet'.

CÓDIGO DE BUENAS PRÁCTICAS


1- Profesionalidad en la atención al cliente con actitudes correctas, de respeto y receptividad ante las sugerencias, quejas y reclamaciones de los consumidores.

2- Información completa y veraz sobre los productos en venta, indicando sus características, precio, promociones y servicios adicionales a disposición del cliente, así como de los servicios de asistencia postventa. Igualmente anunciará las distintas formas de pago de manera visible y prestará especial atención al marcado y etiquetado.

3- Relación de confianza con el cliente. Se informará del funcionamiento de los productos y de sus garantías, de la admisión de devoluciones o cambios y se le entregará un justificante de compra en todos los casos.

4- Incorporación a las  nuevas tecnologías con el fin de mejorar la gestión, competitividad y productividad del comercio.

5- Protección de los datos personales del cliente. Se comprobará la identidad en los pagos con tarjeta de crédito y dispondrá de un sistema de custodia de objetos en caso de que no se permita su entrada. Asimismo se advertirá de la existencia de cámaras o videocámaras de vigilancia y de la grabación de imágenes.

6- Colaboración en la mejora del entorno urbano comercial, cuidando la imagen externa e interna del establecimiento. Se procurará adaptar las condiciones de accesibilidad del local y sus instalaciones y el marcado y etiquetado de productos a las personas con movilidad reducida o con discapacidad sensorial, y se velará por el cumplimiento de la normativa sobre prevención de riesgos laborales.

7- Credibilidad y fiabilidad en la publicidad y campañas promocionales, procurando que  no contengan información que pueda inducir a error o engaño. Habrá hojas de reclamaciones y se fomentará la resolución de los posibles conflictos con los clientes y consumidores a través de los servicios de mediación y arbitraje dependientes de la Dirección General competente en materia de consumo, adhiriéndose al sistema arbitral.

8- Sostenibilidad y medio ambiente. Se velará por la gestión sostenible de residuos, envases y embalajes, procurando usar materiales reciclables. Se acogerá a los sistemas de recogida selectiva de residuos y utilizará las zonas de carga y descarga, adoptando, igualmente, sistemas y dispositivos que garanticen medidas de ahorro de agua, de eficiencia energética y de disminución de los niveles de ruido.

9- Cooperación y responsabilidad social de la empresa. El comerciante se implicará en la cooperación asociativa, participando de manera activa en las iniciativas colectivas que pretendan promocionar e incrementar de un lado, la productividad y competitividad del sector comercial y de otro, la calidad en el servicio al cliente. Igualmente, adoptará una postura de responsabilidad social participando en las actividades cívicas, sociales y culturales de su barrio o localidad, ya sea a título individual o a través de la asociación de comerciantes que le represente.

10- Fomento de la formación del personal.
 

 

Consejería de Universidades