Arranca la fiesta de la Davis

         Arranca la fiesta  de la Davis
LLEGADA. Nadal y un asistente de la Federación de Tenis en el hotel de La Torre; a la izquierda, Verdasco charla con Costa. / VICENTE VICENS / AGM

La tranquilidad del Hotel Intercontinental de La Torre Golf Resort se alteró a eso de lasa 21.30 horas. Poco antes había llegado el madrieño Fernando Verdasco que apenas si fue reconocido por tres o cuatro personas, todas ellas vinculadas al tenis. Pero media hora después, cuando apareció Rafa Nadal, aquello fue la locura. Periodistas israelíes, quien esto les cuenta -único periodista español presente- y muchos curiosos entre clicntes del hotel y cazadores de autógrafos, todos nos agolpamos en torno al tensita mallorquín, cada uno a lo suyo: nosotros, a conseguir que Nadal dijera algunas palabras; otros, a la caza de la firma o de la foto, y los menos a curiosear.

Ambos, Nadal y Verdasco, estarán en Torre Pacheco hasta el domingo para apoyar a la selección en su eliminatoria de Copa Davis contra Israel.

Total, que Nadal entró como una exhalación en el hotel derecho a la recepción donde apenas si tardó un par de minutos en que le dieran la llave de su habitación y se fue directo a la segunda planta, donde tiene la sala privada el equipo español, con los que iba a compartir cena.

Antes le dio tiempo, un poco de mala gana, a decir algunas palabras, pocas. Ni soñar con una entrevista ni con declaraciones largas. Sobre la marcha, casi sin pararse, soltó que «vamos a echar una mano en lo que se pueda y, sobre todo a animar al equipo y a apoyar a los compañeros para conseguir la victoria».

Un triunfo que Nadal cree que va a llegar aunque no esté él: «No soy tan importante como muchos creen. España va a lograr la victoria sobre Israel aunque no esté yo: somos los actuales campeones de la Copa Davis, tenemos muy buenos jugadores y seguro que estaremos en la final».

Y no dio tiempo a mucho más. Ya en la puerta del ascensor y rodeado por todo el circo, mediático y populachero, que se había formado a su alrededor, Nadal, sin haber sonreído en ningún momento de los minutos que llevaba en La Torre, se metió en el ascensor y se fue derecho a cenar.

Verdasco, más accesible

Todo lo contrario de lo que sucedió con el madrileño Fernando Verdasco. Éste sí que se paró con quien esto firma y contó que «no podía faltar. Son mis compañeros y es mi equipo. Tenía que estar aquí aunque no pudiera jugar. ¿Pronóstico? Seguro que ganamos por 4-1 y yo seré el primero en aplaudir a rabiar la victoria. Espero poder estar en la final -estoy seguro de que pasaremos- y espero jugar entonces ya que no he podido hacerlo aquí».

Bueno, pues ya están todos los que habitualmente componen el equipo español. El único que faltará es Nicolás Almagro, pero es que el tenista murciano volaba ayer mañana a Bucarest para jugar allí un torneo. Pero seguro que desde la capital rumana estará también pendiente de lo que hagan sus compañeros.

En cuanto al sorteo, otro paso más en la andadura hacia el inicio de la semifinal de Copa Davis contra Israel, lo que será una realidad a partir de hoy. Ayer se celebró el sorteo en el Centro de Artes Escénicas de Torre Pacheco y en él salió favorecida España, porque el primer partido enfrentará a su número 1, David Ferrer, contra el número 2 israelí, Harel Levy, y a continuación Juan Carlos Ferrero y Dudi Sela; mañana se jugará el doble entre Robredo y Feliciano contra Erlich y Ram y el domingo cerrarán Juan Carlos Ferrero contra Sela y Ferrer frente a Levy.

Un acto presidido por el vicepresidente d ela Federación Internacional, el catalán Joan Margets, y al que asistieron el director general de Deportes. Antonio Peñalver, el alcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid -al final del acto conoció la trágica noticia de la aparición del cadáver de la vecina de Torre Pacheco desaparecida el miércoles durante el temporal-, el presidente de la Española, José Luis Escañuela, el juez-árbitro André Egli y el representante de BNP-Paribas, Juan Briz.

García Madrid sacó las papeletas y dio la suerte al equipo español, pero aun así los israelitas no se arredran y están convencidos de que van a presentar batalla: «España es Goliat y nosotros somos David. Y ya se sabe cómo acabó la historia», apuntó el capitán del equipo hebreo, Eyal Ram.

Veremos si la historia se repite ahora a nivel de tenis.

 

 



Club de Tenis Torre Pacheco

Copa Davis Murcia | Vídeo