Israel se blinda

Israel se blinda
CONTROL. Un guardia vigila el exterior de una pista con Andy Ram en primer plano. / M. BUESO

No cabe duda de que Israel es un equipo seguro e inaccesible. Nadie puede acercarse a alguno de sus miembros sin ser controlado inmediatamente por alguno de los diez agentes que velan de forma exclusiva por la seguridad de los israelitas.

En Murcia ya tuvimos ocasión de apreciarlo cuando no hace aún 20 días visitó nuestra ciudad la selección de baloncesto de Israel para jugar un amistoso contra España en el Palacio de los Deportes. Aunque la seguridad fue prácticamente la misma, sin embargo pasó más desapercibida al tratarse de un acontecimiento con público y durar menos tiempo que la concentración actual del equipo de tenis. Ahora en cambio se hace más ostensible, sobre todo en estos días previos al inicio de los partidos, porque cantan demasiado los agentes -siempre con un bolsito colgado en bandolera- y controlando las salidas y entradas del hotel, de la zona de vestuarios o de las pistas de entrenamiento.

El complejo La Torre Golf Resort está prácticamente blindado. Ya en la entrada hay, y habrá todos estos días, una patrulla de la Guardia Civil -que es la encargada de controlar el perímetro exterior del complejo a modo de primer cinturón- cuya misión de momento es pasiva, es decir, ver y dejarse ver.

El segundo cinturón lo forman los agentes de una empresa de seguridad privada, que es la que se encarga habitualmente de la seguridad en todos los resorts de Polaris. De momento son sólo tres o cuatro -en la entrada del hotel, de la sala de prensa y del acceso a las pistas, aún en obras-, pero para los días de los partidos van a llegar muchos más. Alguien me definía la cuantía de esos agentes con un expresivo: «Igual vienen dos autobuses repletos de agentes, a los que ha habido que traer de fuera y que vendrán procedentes de otras ciudades». Ellos serán los que controlarán, además del hotel y la sala de prensa, los aparcamientos -tanto los reservados al público como a los medios informativos- y los accesos a las gradas y a la zona de vestuarios.

El último cinturón

Es el más cercano a los jugadores y a los demás miembros del equipo. Lo forman, en el caso de Israel, diez agentes en total, seis pertenecientes a la policía española -unidad de escoltas- y cuatro que han llegado de Israel con el equipo y que pertenecen al Mossad. Los cuatro hablan perfectamente español y podrían confundirse con un periodista o un seguidor.

Y es que los israelitas se curan siempre en salud. Saben que su país es un tanto peculiar debido a la situación geopolítica en la que mueven y que siempre es mejor prevenir que curar.

 

 



Club de Tenis Torre Pacheco

Copa Davis Murcia | Vídeo