Final a la vista

Ferrer y Ferrero logran con comodidad los dos primeros puntos para España

El alicantino tuvo un bajón en el segundo set; el valenciano dejó en blanco a Sela en la tercera manga

Final a la vista

Misión cumplida. España ya gana por 2-0 a Israel al término de la primera jornada de la semifinal de la Copa Davis que comenzó a disputarse este viernes en las instalaciones de La Torre Golf Resort. David Ferrer venció a Harel Levy por 6-1, 6-4 y 6-3 en una hora y 58 minutos y Juan Carlos Ferrero hizo lo propio con Dudi Sela por 6-4, 6-2 y 6-0 en dos horas y 28 minutos.

España está, pues, a un paso de ganarse su pase a la final contra el vencedor de la otra semifinal entre Croacia y la República Checa que se jugará a primeros del próximo mes de diciembre. Este sábado, el doble puede decidir la eliminatoria.

La historia se cumplió a rajatabla Y no como querían los israelíes, que era la victoria de Goliat-Levy, sino como realmente lo cuenta la historia sagrada, es decir, con la victoria de David. La única diferencia es que el David español no necesitó la honda para derrumbar a Goliat-Levy, sino que le bastaron tres sets para hacerse con el partido. No tuvo demasiados problemas el jugador alicantino para dar el primer punto a España con su victoria por 6-1 (en 26 minutos), 6-4 (en 46 minutos) y 6-3 (en 40 minutos). Al fin y al cabo estaban jugando el 19º del mundo (Ferrer) contra el 147º (Levy). y la diferencia se dejaba notar sobre la tierra.

Así, el primer set se lo ventiló el de Jávea por un apabullante 6-1. Tanto que hasta dispuso de tres puntos de set, de los que aprovechó el primero. Todo iba sobre ruedas y parecía coser y cantar. Y lo fue. Pero en el segundo, aunque también lo ganó Ferrer, ya no fue un camino de rosas. Bien porque Ferrer pasó por algunos momentos de bajón bien porque Levy se creció, el caso es que ya no todo fue tan sencillo como hasta entonces. El israelí hizo cuatro juegos y hubo algunos momentos en los que Ferrer lo pasó mal. Entonces apareció el público que, con sus aplausos -banda de música incluida- llevó en volandas a David en un set tan extraño en el que hubo hasta cinco break, porque daba la impresión de que los dos jugadores se habían puesto de acuerdo para romperse mutuamente el servicio en los últimos cinco juegos. Las dejadas, siempre peligrosas, de Levy, y algunos passingshot del israelí hicieron tambalear la solidez del alicantino, aunque al final logró salvar los muebles.

En el tercer set el partido volvió a la normalidad, es decir, al dominio de Ferrer ante el que poco a poco se fue entregando Levy, que cada vez fue ofreciendo menos resistencia antes de dar por perdida la manga y el partido. De hecho, Ferrer aprovechó el 'macht point' que tuvo y no perdonó. La primera parte del guión se había cumplido. España ya ganaba por 1-0.

«Reconozco que el segundo set se me ha complicado un poco; el partido ha sido duro, más de lo que parece desde fuera, pero este punto nos da una gran tranquilidad. Y como además ha ganado también Juan Carlos, tenemos más cerca la final», diría David Ferrer al final de la jornada.

Mucho más igualado estuvo el primer set del segundo partido. Al fin y al cabo se enfrentaban el número uno israelí (29º del mundo) y el número dos español, Juan Carlos Ferrero (21º del mundo). Y eso se tradujo en un movido y disputado primer set, que duró una hora y dos minutos, en el que hubo puntos larguísimos y en el que los dos jugadores preferían lanzarse sus obuses al fondo de la red, subiendo tan sólo en contadas ocasiones. Cuando lo hacían, las dejadas eran espectaculares. Pero fue un espejismo. Porque el israelí, con asombrosa capacidad para cabrearse ante sus propios y a veces infantiles errores, se fue hundiendo poco a poco.

 

 



Club de Tenis Torre Pacheco

Copa Davis Murcia | Vídeo