Del Bierzo a Torre Pacheco

Las gradas de la pista central de La Torre Golf se llenaron ayer de seguidores de toda España

Los presidentes de los principales clubes de tenis de la Región no faltaron a la cita

Del Bierzo a Torre Pacheco
BUENA ENTRADA. La afición acudió en masa a animar a los jugadores españoles. / JUAN LEAL

Menos calor, menos políticos, pero más público. Se ve que el hecho de ser sábado sirvió para atraer muchos más espectadores, por aquello de la fiesta, pero a la vez disminuyó el número de políticos, que se ve que prefirieron la playa o la montaña en lugar de acercarse al tenis. Claro que algunos si que había, como, salvo error u omisión, los consejeros Paty Reverte , con su marido Manolo García, y Pedro Alberto Cruz. Este último se pasó buena parte de los noventa minutos que aguantó en la grada enviando y recibiendo mensajes a través de su teléfono móvil. También se puso ver al alcalde de Puerto Lumbreras, Pedro Antonio Sánchez o el concejal del Ayuntamiento de Murcia Moya Angeler. No obstante, Fernando de la Cierva, vicepresidente de Polaris, andaba con cincuenta pulseras vips -ayer tocaban de color verde- en la mano para las autoridades regionales y nacionales que habían anunciado su presencia.

Por allí andaba también Miguel Del Toro, presidente de la CROEM, acompañado por su familia, que charlaba con el director editorial de La Verdad Multimedia, José María Esteban, que iba acompañado por su esposa.

A cambio había menos asientos libres que en la primera jornada porque debido a ser jornada medio festiva mucha más gente pudo acudir. Las gradas eran un mar de sombreros de paja de color blanco -regalados por diversas firmas publicitarias- y unos aplaudidores verdes que se han puesto de moda últimamente en los acontecimientos deportivos y que sirven para producir un ruido ensordecedor y poner a prueba los tímpanos de los espectadores.

Como los de los presidentes de los clubes de tenis más importantes de nuestra Región, que hicieron piña con el presidente de su Federación, Antonio García Alarcón, que al final pudo presumir de una eliminatoria de Copa Davis en Murcia -la primera en sus años de mandato. Allí estaban Antonio Estaca, del Murcia Club de Tenis; José Alcolea, del Club de Tenis Cartagena; Tomás González, del Club de Campo; Luis Martínez, del Club de Tenis de Totana; Pedro José Madrid, del Club de Tenis Torre Pacheco y Eusebio Martínez, del Club de Tenis Santa Ana. A todos ellos les saludó efusivamente José Luis Escañuela, sevillano, presidente de la Federación Española desde hace unos meses y que afronta su segunda eliminatoria de Copa Davis.

Por allí andaban también los presidentes de las Federaciones Teritoriales de Cataluña, Cantabria y Asturias, ebtre otros, así como Juan Segura, dueño de la empresa murciana Etosa y persona muy vinculada al tenis murciano como patrocinador que es de la Federación de Tenis de la Región de Murcia. Lo dicho, todo el tenis murciano arropó a la Copa Davis, en un ejemplo de unidad en torno a su presidente.

En las gradas había una mayoría de murcianos, como era lógico. Pero también se dejaban notar gente venida de otros lugares de la geografía española. De Alicante había espectadores de Ibi, que se hacían notar con una camiseta roja con las letras de su pueblo bien grandes.

Otros, de mas lejos, exhibían una bandera con las letras de El. Bierzo para dejar bien claro que procedían de la comarca leonesa y que estaban con España. También los había de LLeida, Vinaroz, Calahorra, Valdepeñas o Huelva. E incluso del otro lado del Atlántico hubo un grupo de seis aficionados - tres matrimonios-procedentes de Argentina que contaban que se hicieron seguidores del equipo español cuando éstos ganaron la útima Copa Davis en Mar del Plata el año pasado y desde entonces han viajado siguiéndoles a Alicante (contra Serbia), Marbella (frente a Alemania) y ahora Murcia, ciudad que no conocían y de la que se irán, según dicen, encantados.

El susto de la tarde lo protagonizó una recogepelotas -como todos ellos y los jueces de línea pertenecen al Club de Tenis de Torre Pacheco- al sufrir un percance. La versión oficial habla de que se torció un tobillo, pero por las grada se especuló con diversos motivos: que si había sufrido un golpe de calor, que si había recibido un bolazo o que si había tropezado con la base del marcador y se había caído. La chica fue llevada al set del equipo español donde todos se afanaron por atenderla, incluido el médico del equipo hispano y el propio Rafa Nadal, que, solícito, fue a buscar una botella dse agua para refrescarla. Al final todo quedó en un susto.

 

 



Club de Tenis Torre Pacheco

Copa Davis Murcia | Vídeo