Día de la Región de Murcia
Una institución joven que ya sabe lo que es sufrir

Una institución joven       que ya sabe lo que es sufrir

Francisco Celdrán saluda al Príncipe de Asturias en su visita a la Asamblea Regional. Arriba, portada de 'La Verdad' del 4 de febrero de 1992. :: JUAN LEAL

La crónica negra de la Asamblea Regional viene marcada por el incendio que sufrió el 3 de febrero de 1992, siendo Carlos Collado presidente de la Comunidad Autónoma. El presidente de la Asamblea Regional era el por aquel entonces socialista Miguel Navarro, que después sería alcalde de Lorca. Cientos de personas pertenecientes a empresas cartageneras en crisis, a los que se sumaron de forma espontánea multitud de ciudadanos, se manifestaron alrededor de la Asamblea Regional.

Las fuerzas de seguridad establecieron un perímetro de control de 200 metros, que se fue reduciendo tras intensas reuniones con los sindicatos. Los ánimos caldeados hicieron que algunos se tomaran ciertas formas como una provocación. Finalmente, las dotaciones antidisturbios que hizo reclamar la Delegación de Gobierno cargaron contra los manifestantes. El ambiente previo no hacía presagiar un enfrentamiento tan duro, pero el Paseo Alfonso XIII se convirtió en un polvorín que acabó con el edificio legislativo en llamas. Primero fueron las piedras, que romperían los cristales del edificio parlamentario por el que se colaría el 'cóctel Molotov' que originó el incendio ya por la tarde, precisamente cuando todo parecía controlado.

El pánico cundió entre los diputados y funcionarios que todavía no habían sido evacuados y se vivieron momentos de tensión. Miguel Navarro recibió como recuerdo de aquella jornada uno de los gigantescos tornillos que rodaron por las calles, envuelto en metacrilato, objeto transformado en un pisapapeles.

Visitas reales

A lo largo de su existencia, la Asamblea Regional ha sido visitada por ilustres personalidades, como el Príncipe de Asturias, el poeta Rafael Alberti, el recordado actor aguileño Paco Rabal o más recientemente Arturo Pérez Reverte. Sin embargo, Sus Majestades Don Juan Carlos y Doña Sofía han sido sus visitantes más ilustres. Estuvieron el 12 de junio de 1990, como bien demuestra la breve inscripción grabada sobre un sillar de piedra que conmemora el evento. La rúbrica de los Reyes de España aparece en el lugar de honor del Libro de Firmas de la Asamblea Regional, como recuerdo de una intensa jornada en la que Sus Majestades presidieron una sesión en el Salón de Plenos e inauguraron la exposición 'Maestros de la pintura murciana'.

Por su parte, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias visitó por primera vez la Asamblea Regional de Murcia el 18 de junio de 1998 cuando era cadete de la Academia General del Aire de San Javier. Don Felipe de Borbón aprovechó su discurso ante el Pleno de la Cámara para despedirse de cuantos habían contribuido a su formación castrense y para agradecer al pueblo de la Región de Murcia.

Pocos recuerdan que tras la designación de Cartagena como sede de la Asamblea Regional, la actividad parlamentaria comenzó a desarrollarse provisionalmente en la antigua Casa de Cultura de la ciudad. Dada la falta de presupuesto, finalmente se decidió remodelar el edificio para transformarlo en sede de la Asamblea con carácter definitivo. El menor coste de las obras y la posibilidad de simultanearlas con el trabajo parlamentario fueron dos factores que influyeron de forma determinante en esta decisión. En este sentido, Carlos Collado recuerda que contó con un presupuesto global de 56 millones de las antiguas pesetas (336.566,78 euros), con el que se hizo frente a los gastos derivados de la construcción y adecuación de la sede parlamentaria en Cartagena y a los de funcionamiento. El arquitecto cartagenero Rafael Braquehais ganó el concurso con el diseño de un edificio de síntesis que recogiera los elementos más genuinos de la arquitectura levantina, armonizándolos con el legado artístico de las culturas que se asentaron en nuestro territorio.

 

 



Día de la Región | Vídeos