Día de la Región de Murcia
La tierra tembló y el mundo se hizo lorquino

Demolición de un edificio en la calle Panadería del barrio de La Viña. :: P.ALONSO/AGM

La fecha del 11 de mayo quedará grabada para siempre en la memoria colectiva de los murcianos. La tierra tembló en Lorca. La falla de Alhama, una de las más activas de España, volvió a desplazarse con tal fatalidad que el hipocentro de los dos terremotos más graves sufridos en la zona, uno de 5,1 y otro de 4,5,  se situó muy cerca del casco urbano del municipio, sintiéndose especialmente en el centro histórico y barrios como el de la Viña, San Diego o San Cristóbal.

Los seísmos dejaron nueve muertos, además de un reguero de destrucción tal que, a pesar de que ha transcurrido casi un mes desde la tragedia, es complicado aún hacer un balance total de las pérdidas millonarias ocasionadas. Resulta difícil porque con los días ha seguido aumentando el número de edificios y viviendas que presentan el temido círculo rojo, aquellos que habrá que derruir por el peligro que presentan, o los comercios que han desaparecido bajo los escombros, aumentando el número de damnificados.

Apenas unas horas después de conocerse la catastrofe y sus graves consecuencias, comenzaron a anunciarse las primeras ayudas a nivel estatal, regional y local. Hubo consenso entre las tres administraciones y se aprobó establecer la financiación del cien por cien de la reconstrucción de las edificaciones afectadas y ayudas de hasta 106.000 euros a las familias cuya vivienda hubiera sido destruida, así como de 24.000 euros para cada uno de los propietarios cuyos inmuebles no han quedado destruidos pero sí dañados.

  Se actuó con diligencia y rapidez dada la situación desesperada de muchas familias, montándose rápidamente hasta cinco hospitales de campaña y una serie de campamentos que finalmente se vio reducido a uno.

Hasta el momento, se han presentado cerca de 10.000 peticiones de ayudas para la rehabilitación y reconstrucción de vivienda habitual o alquilada e incluso comunidades de propietarios, lo que da una idea del número de personas afectadas por los terremotos; eso sin contar el número de damnificados que se han quedado literalmente sin vivienda y para los que se ha creado un servicio exclusivo de atención en el Centro de Desarrollo Local habilitado por el Ayuntamiento, que recuerda que la solicitud para acceder a las ayudas de alquiler y reposición de enseres de primera necesidad finalizan el 18 de junio.

En este sentido, la aprobación de la convalidación del Real Decreto que regula las ayudas para reparar los daños causados por los terremotos de Lorca y abre la puerta a ampliar las medidas, ha dado algo más de oxígeno a los afectados.

Solidaridad

Los gestos de complicidad y ayuda que se vivieron en las horas inmediatas a los terremotos llevó consigo una espiral de solidaridad que aún sigue creciendo y que resulta imposible resumir. Muchos de estos gestos pertenecen a gente anónima y poco o nada se conocen, aunque resultan tan importantes en la recuperación del ánimo de los lorquinos como las propuestas públicas que se han ido conociendo para recaudar fondos, es el caso del célebre partido de fútbol que jugaron Real Madrid y la selección de Murcia y que generó unos ingresos de 550.000 euros o los festivales que se han organizado en tiempo récord a partir de iniciativas que han nacido en diferentes puntos de la Región, como el macroconcierto 'SOS por Lorca' (30 de junio), en el que participarán  aristas como Arizona Baby,  Kiko Veneno, Klaus & Kinski, Lori Meyers o Second; la gala 'Lorca somos todos', con la participación de Estopa, David Bisbal o Rosana; el partido benéfico de tenis en el que participaron Almagro, Ferrero, Anabel Medina y María José Martínez; el de voleibol previsto para este sábado; o la carrera solidaria del próximo 25 de junio.

La escalada solidaria no tiene final y si la Comunidad Valenciana anunciaba que sufragaría la rehabilitación de la iglesia de San Cristóbal con un presupuesto de 300.000 euros, Cajamurcia hacía lo propio asumiendo el coste íntegro de la restauración de la Colegiata de San Patricio. Destacan gestos como el del Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura, que invertirá dos millones de euros para restaurar el Convento de Santa Ana y la Magdalena de las Clarisas.

El empresariado tampoco se ha escondido. Muchas firmas reaccionaron rápidamente tras los terremotos donando alimentos y productos de primera necesidad. Luego llegarían importantes aportaciones como las de Sacyr, con 200.000 euros, o Holcym, con una importante presencia en Lorca, que ha donado 250.000 euros en materiales para facilitar la reconstrucción.

Pequeños gestos como adelantar a los jubilados su paga de julio o el hecho de que los ciudadanos puedan acceder a diversas deducciones autonómicas y rebajas de impuestos por la rehabilitación, adquisición o donación de viviendas, permiten arrojar luz a un presente oscuro para muchos.
 

 



Día de la Región | Vídeos