Día de la Región de Murcia
Una fiesta con caras largas

Valcárcel aúpa a Pedro Antonio Sánchez a la vicepresidencia segunda de la Asamblea, mientras el PSOE tensa la cuerda sobre su entrada en la Mesa de la Cámara

Entre los que se van y los vapuleados el 22-M, pocos políticos disfrutaron ayer del Día de la Región

Una fiesta con caras largas

A la izquierda, los consejeros Palacios, Cerdá y Reverte aplauden durante el acto. :: P. SÁNCHEZ/AGM

Lo que se celebraba ayer en el Centro de Artes Escénicas de Torre Pacheco era un cumpleaños, el de la Región de Murcia, pero por las caras de muchos de los invitados más parecía una reunión de compromiso a la que había que acudir por obligación y con el deseo de salir pitando en cuanto acabara el último aplauso del último discurso.

Por suerte, muchos se fueron con una sonrisa gracias a quien cerró el acto fue 'El Tío Juan Rita' y sus trovos, quien, agarrado al brazo del presidente, puso la nota simpática de la mañana.

Entre los cariacontecidos destacaban los diputados socialistas. Begoña García Retegui, su portavoz, se mostró tensa y muy seria en todo momento, y Antonio Martínez Bernal, el cuestionado líder del PSOE cartagenero, fue el primero el abandonar el auditorio tras la celebración.

Los socialistas parecían interpretar el papel de los indignados: molestos porque, tras el varapalo electoral, el PP ahora les ponga trabas para sentarse en la Mesa de la Asamblea. Teresa Rosique, una de las supuestamente vetadas por los populares, tuvo ocasión de preguntarle al portavoz del PP, Juan Carlos Ruiz. «Me ha dicho que no me vetan», indicó sonriente. La composición de los cinco integrantes del órgano de gobierno del Parlamento autónomo, que el PP podría copar gracias a los 33 diputados obtenidos, está completada a falta de un acuerdo con el PSOE sobre quién será el secretario segundo, cargo que los populares han decidido ceder a los socialistas para que estos sigan presentes en la Mesa de la Asamblea.

Según explica Ruiz, éste le pidió a García Retegui que, puesto que se trataba de un favor de su grupo parlamentario, no propusieran para ocupar el cargo de la Mesa que le ofrecía a alguien que pudiera suscitar malestar o rechazo entre sus compañeros de escaño. «Fue ella la que sacó a relucir el nombre de Teresa Rosique, dando por seguro que no podría ser», indica Ruiz, quien asegura que no ha habido veto por la sencilla razón de que el PSOE aún no ha propuesto a ninguna persona para la secretaría segunda de la Asamblea.

Da la impresión de que los socialistas tratan de darse importancia y tensar la cuerda en esta cuestión de escasa trascendencia política, puesto que ayer García Retegui elevó el tono de sus exigencias al reclamar para su grupo la vicepresidencia segunda de la Asamblea.

Ese puesto, sin embargo, ya está adjudicado. El salón de butacas del Centro de Artes Escénicas se convirtió, a la finalización del acto, en una improvisada oficina presidencial, en la que Ramón Luis Valcárcel despachó de pie los últimos asuntos pendientes. Primero charló unos minutos a solas con el portavoz de Fomento en el Congreso de los Diputados, el diputado Andrés Ayala, y después intercambió opiniones y cerró varias cuestiones a solas con Juan Carlos Ruiz y, más tarde, con Pedro Antonio Sánchez, vicesecretario general del PP y alcalde de Puerto Lumbreras.

Según indicaron fuentes del partido, Sánchez será quien ocupe la vicepresidencia segunda de la Asamblea Regional, mientras que Belén Fernández-Delgado, será la secretaria primera. La vicepresidencia primera será para Alberto Garre, y el presidencia para Francisco Celdrán, como estaba previsto.

Consejeros a la espera

Tampoco estaban como unas castañuelas los secretarios regionales de UGT y CC OO, Antonio Jiménez y Daniel Bueno, que siguen a la greña con el Gobierno regional por el 'tijeretazo' y que, para colmo, los sentaron separados porque Bueno parece que no confirmó su asistencia y tuvo que ocupar una de las últimas filas.

Entre los integrantes del Gobierno regional, pendientes de la próxima remodelación que supondrá la despedida para dos de ellos, había expresiones de todo tipo. José Ballesta, Salvador Marín, Antonio Cerdá y Joaquín Bascuñana, que llegaron juntos en un monovolumen, se mostraron afables. Manuel Campos, jovial. Constantino Sotoca, serio, como siempre. Pedro Alberto Cruz... impenetrable. María Ángeles Palacios entró despreocupada e Inmaculada García, sonriente: «Espero que mañana [por hoy] el Consejo de Ministro nos autorice nueva deuda, porque ya está bien, llevamos esperando desde el 27 de abril». María Pedro Reverte llegó la última y sola. Nadie dice saber nada del próximo Gobierno, pero todos intuyen algo.

 

 



Día de la Región | Vídeos