Feria de Lorca



La venta de artesanía ha caído un 50% por la crisis en los últimos años

Los sectores más afectados son los del encaje de bolillos y bordado, considerados piezas de 'capricho' y no de primera necesidad

La venta de artesanía ha caído un 50% por la crisis en los últimos años

Una mujer contempla uno de los nacimientos que se exhiben en el stand del artesano murciano del belén Jesús Griñán. :: sonia m. lario / agm

Los artesanos viven uno de los peores momentos que ha padecido el sector. La crisis se ha cebado con ellos, según afirman, hasta hacer caer sus ventas en más de un 50%. Así lo aseguraron ayer a 'La Verdad' un gran número de profesionales, no sólo de nuestro país, que hasta el próximo domingo participan en la vigésimo séptima edición de la Feria de Artesanía de la Región de Murcia, Feramur.

Los artesanos de la alimentación son los que en menor grado han sentido la crisis, aunque a ellos también les ha afectado. «Aunque estemos en crisis hay que comer. Quizás se mira mucho más lo que se compra y su precio, pero se continúa comiendo queso, jamón, miel... Es en los productos más delicatesssen donde la bajada en las ventas se ha incrementado», afirmó uno de los artesanos que participan en el pabellón de la alimentación de la Feria de Artesanía.

Las ventas de bordados o de encajes de bolillos se han visto seriamente afectadas. «No son piezas de primera necesidad, sino caprichos. Cuando no hay dinero, de lo primero que prescindes a la hora de comprar es de este tipo de piezas», explicó Lucas Agullón, de Bordados Lagartera. Las ventas de sus productos han caído, asegura, «más de un 50%». Esto ha llevado a que el artesano «acuda a más ferias, se mueva más y, sobre todo, innove».

El textil, mantas de lana, alfombras, tapices, cojines, también pasa por una situación un tanto delicada. «Nuestras ventas han caído quizás un poco menos. Las podemos cifrar en un 25%, pero porque hemos mantenido los precios en los últimos años», afirma Francisco Salas, artesano del textil de Asprodes. Las exportaciones también se han visto afectadas. «Siguen saliendo piezas para el extranjero, pero no con la alegría de hace unos años».

A los artesanos del belén también les ha tocado «y fuerte», afirma Manuel Griñán. En los últimos años se han visto obligados a ajustar sus precios y sus sueldos «para poder susbsistir». La campaña navideña del pasado año, a pesar de la crisis, fue «muy buena», aunque afirma que «comenzó más tarde que nunca. Los consumidores no comenzaron a comprar hasta que la tuvieron encima». Y es que, añade, «la Navidad hizo olvidar un poco a todos la situación de crisis. En Murcia llegamos a vender un 30% más que el año anterior». En sus talleres, cuenta, «ya no se trabaja con la alegría de antes. Ahora, muchas veces te tienes que ir a casa, porque no se puede seguir creando si no se vende».

A pesar de ello, señalan que certámenes como Feramur propician un contacto directo entre consumir y artesano, «lo que incentivan las ventas, y de qué manera». Un centenar de artesanos de una decena de países participan en la muestra en la que cada jornada se puede ver a los artesanos elaborar sus piezas como lo hacen en sus talleres.

 

 

Feria de Lorca | Programa


Feria de Lorca | Fotos


Feria de Lorca | Cartel