Feria de Lorca



Carrusel de emociones en el barrio de La Viña

La Virgen de las Huertas devuelve temporalmente la alegría a una zona donde el desconsuelo sigue siendo un molesto inquilino


La Virgen de las Huertas llegando en procesión al barrio de La Viña. Foto: P. A./AGM

Hacía tiempo que la alegría no se dejaba ver por el barrio de La Viña por causas de sobra conocidas. Ayer regresó para quedarse por una semana. Es el tiempo que pasará la patrona, la Virgen de las Huertas, en el local donde se encuentra ubicada temporalmente la iglesia de Cristo Rey, tras su derribo como consecuencia de los terremotos del 11 de mayo de 2011.

Fue una mañana en la que los sentimientos de felicidad y tristeza oscilaron en una bipolaridad inagotable. Los vecinos de la zona, la inmensa mayoría afectados por la tragedia, no quisieron faltar al recibimiento de la imagen. Algunos no pudieron aguantar las lágrimas al verla pasar por solares en los que antes vivían familias, por verla pasar entre los pilares que aún perturban la mirada.

Desde los balcones no faltaron los gritos de «¡viva la Virgen de las Huertas!», y en la calle, los aplausos se fundieron con los sones de la Jota lorquina y el himno nacional, composiciones con las que la patrona hizo su entrada en la iglesia temporal de Cristo Rey.

Hasta allí llegó acompañada de cientos de lorquinos que previamente la escoltaron en su salida desde el santuario patronal, pasadas las once de la mañana. Desde allí, la comitiva continuó por la Avenida que lleva su nombre y el Puente de la Torta hasta las Alamedas, para continuar con posterioridad por las calles Musso Valiente, Corredera, Pérez Casas, Carretera de Granada y Avenida de la Vendimia.

La banda de tambores y gaitas abría una procesión en la que se repetían las tertulias sobre éste o aquel solar, y sobre la falta de consenso que está entorpeciendo la reconstrucción de algunos de los edificios derribados. Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando los Mozos del Convento, encargados de portar a hombros el trono de la Virgen, pararon y se colocaron de frente a los solares de la calle Herrerías. Un repentino silencio inundo entonces el ambiente. Un silencio sólo roto por los sones de la Jota. El grupo de Coros y Danzas y el resto de grupos que participan en el Festival Internacional de Folclore aguardaban también a la patrona, que minutos más tarde presidió la conocida como 'Misa de las naciones'.

El reducido espacio del local donde se ofició la ceremonia religiosa obligó a la mayor parte de los fieles a permanecer en la puerta, aguardando el final del oficio religioso. A su término, volvieron a escucharse vítores. Durante toda la semana se celebrarán misas en honor a la patrona. El próximo domingo, la Virgen regresará a su santuario atravesando de nuevo el centro de la ciudad.

No es mucho tiempo el que la alegría va a pasar en La Viña, pero sí suficiente para ofrecer algo de consuelo a los vecinos que aún no lo han encontrado. No se queda. Ni lo hará hasta que la zona más afectada por los terremotos esté totalmente reconstruida. Hasta que los que se vieron obligados a marchar regresen de nuevo a su hogar.



 

 

Feria de Lorca | Programa


Feria de Lorca | Fotos


Feria de Lorca | Cartel