Feria de Lorca



«Estos días se trabaja mucho, y todo por amor al arte y a la fiesta»

«Desde que el Paso Azul monta chiringuito estoy con ellos. Hago arroz todos los mediodías»


Francisco Menchón. Foto: P. Alonso/AGM

No hay fiesta popular en la que no esté. Más que a su nombre responde al de 'Calderas' y desconoce lo que es una mala cara. Si la conoce, la esconde. Desde mediados de septiembre no ha parado ni un segundo. Su condición de azul le impide no colaborar con el chiringuito que la cofradía tiene instalado en el Huerto de la Rueda para recaudar fondos. «Desde que el Paso Azul tiene chiringuito estoy colaborando. Antes lo hacía con los Moros y Cristianos cuando la feria estaba en la Plaza de Colón. Los días de antes de empezar trabajo en la colocación de tableros, las planchas, las sillas y todo lo demás. Ya en feria lo que hago es hacer arroz todos los días. No sé si es el mejor arroz de la feria, pero el que quiera que me iguale. Yo hago arroz y pavo y arroz con costillejas».

Por si a alguien se le escapa quién es, en la decoración de la caseta no falta una foto suya ataviado con el traje con el que el personaje de Julio César procesiona cada Jueves y Viernes Santo. Reconoce que la rivalidad habitual entre las cofradías de Semana Santa también se da en el recinto ferial. «Nos llevamos a muerte. Es broma, pero sí hay rivalidad por ver qué tapas ofrece cada uno y a cuanta gente congrega cada día. Lo pasamos bien».

Todo su trabajo es por amor al arte. «Claro, aquí es todo voluntario. Todos los que estamos somos azules que queremos colaborar. Cada día se hacen cargo los miembros de las diferentes comisiones que forman el Paso Azul. Todos trabajamos desinteresadamente para ayudar a nuestra cofradía. A mí hasta me cuesta dinero».

Amante de las tradiciones de la ciudad, la feria es una de sus citas preferidas junto con la Semana Santa. «Son fiestas diferentes. Cada una se disfruta y se vive de diferente manera. Me gustan mucho las dos. He estado muy implicado en ambas. Colaboraba aportando los tractores con los que se llevan las carrozas desde la nave hasta el Óvalo y cuando luego hay que recogerlas».

Con un vaso de 'rebujito' en la mano y su foto de Julio César presidiendo la terraza, Francisco habrá echado muchas horas de cocina cuando esta feria llegue a su fin. Afortunadamente, algún rato tiene para vivir la fiesta también desde fuera, aunque ya se sabe... «palos con gusto, no duelen».



 

 

Feria de Lorca | Programa


Feria de Lorca | Fotos


Feria de Lorca | Cartel