Fiestas de Caravaca 2010


CARAVACA DE LA CRUZ
Historia de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca

El origen de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca viene ineludiblemente unido a la presencia de la Santa Reliquia en Caravaca, que se remonta al siglo XIII, en plena Edad Media en la frontera del Reino de Castilla con Granada, y al culto que surgió en tomo a la misma.

No se conoce documentación, relativa al siglo XIII, que deje constancia de la existencia de alguna mayordomía o sistema organizativo similar en tomo a la Vera Cruz, lo cual no significa que ésta no existiera. Alguien, de forma personal o conjunta, habría de responsabilizarse de la administración de los bienes que a lo largo del tiempo afluirían, procedentes de diversas personas de la localidad y fuera de ella, con destino a la Sagrada Reliquia, así como colaborar en la incipiente organización de su culto. Esta persona, o grupo de personas, con el tiempo se erigirían en mayordomos, y por tanto en mayordomía, organización equivalente a aquellas que en las Cortes de Castilla y Aragón tenían por misión, en este caso política, la de administrar territorios o riquezas de la Corona.

Referencias documentales

La primera referencia documental a las mayordomías la encontramos en 1494, lo que no significa en absoluto que fuese ese el año de creación del cargo, antes bien confirma su existencia anterior como encargadas de cuidar del arreglo y gastos de las funciones, siendo una de las más importantes la derivada del Baño de la Vera Cruz en Agua, ritual que, como hemos indicado, se remonta a finales siglo XIV y conllevaba funciones de iglesia y procesiones, y a su vez por la cualidad de ser Caravaca señorío jurisdiccional de la Orden de Santiago (a quien correspondía la alcaydía de la fortaleza y custodia de la Vera Cruz), participaba en ellas de forma activa el Concejo, como patrono a su vez de la Vera Cruz, quien, anualmente, en su Elección de Oficios de Ayuntamiento nombraba mayordomos para este menester. Si tenemos en cuenta que Caravaca fue elevada a la categoría de "Villa sobre sí" el año 1286, por concesión del rey Sancho IV, y que el culto a la Vera Cruz ya estaba establecido es indudable que ya desde los primeros años del siglo XIV el concejo, entre sus oficiales, nombraría mayordomos de la Vera Cruz. Estos mayordomos subsistieron incluso con la fundación de la Cofradía de la Vera Cruz que, como observaremos más adelante, tiene su nacimiento, como muy tarde, en el siglo XVI. No se tiene, por el momento, constancia clara de los prolegómenos y fecha de fundación de la Cofradía. Sin embargo existe documentación que atestigua su existencia ya en 1539, como se deduce de un Censo a favor de la misma, ese año, contra Matías Vélez y Juan Sánchez, y otro en 1549 contra Enrique de Moya.

Luego está claramente documentada la existencia de esta Cofradía ya en los primeros años del siglo XVI.

Las mayordomías no obstante subsistieron, nombrándose por el concejo dos, a propuesta de la Cofradía, aún a finales del siglo XVI, como se deduce de los nombramientos efectuados en de enero de 1593. No obstante en 1603 parece que el nombramiento iba a recaer en una sola persona. Ese mismo año hubo un acuerdo o concordia entre el Ayuntamiento y la Cofradía de la Vera Cruz con el fin de que en lo sucesivo los mayordomos fueran propuestos por la Cofradía, tras la elección en Cabildo, y nombrados por el ayuntamiento, con lo que la vinculación entre éstos se hacía mayor, comprometiéndose a cambio la Cofradía a mantenerse unida a la mayordomía, quedando siempre el patronazgo adscrto al concejo, que a su vez podría nombrar Capellán, así como otorgar ciertos privilegios a los mayordomos. En adelante los nombramientos de mayordomos de la Cofradía, vinculados a su vez al Concejo son una constante en el siglo XVII.

Queda, por tanto, clara la presencia de la Cofradía de la Vera Cruz de Caravaca, de forma organizada, ya en las primeras décadas del siglo XVI, aunque muy bien pudiera existir a finales del siglo XV, época en que el culto a la Vera Cruz experimentó, sobre todo a partir de la toma de Granada por los Reyes Católicos y consiguiente repoblación de la zona, un intenso crecimiento.

Reconocimiento eclesiástico

Esta cofradía se corresponde con el tipo de sociedades religiosas católicas, que dentro de la Iglesia y sometidas a ella, existen para facilitar a los individuos la consecución del fin supremo del hombre. La Iglesia, desde sus orígenes, admitió en su seno y estimuló el espíritu de asociación, siempre que estuviera en su finalidad la realización del fin religioso de conformidad con las enseñanzas del Evangelio.

Ya el Concilio de Arlés, celebrado el año 1234, contemplaba la existencia de las cofradías, debiendo ser aprobada su presencia por el Obispo. Con posterioridad se les exigiría la presentación de unos estatutos y a partir del Concilio de Trento, en 1545, éstos debían ser aprobados por el Obispo de la Diócesis correspondiente.

Luego está claro que, al existir la Cofradía de la Vera Cruz con anterioridad al referido Concilio, ya en su fundación debió contar con estatutos.

Canónicamente las cofradías se rigen, en cuanto a su establecimiento, por la Constitución de Clemente VIII, Quicumque (1604) Y por la de Paulo V, Quae Salubriter (1610), siendo precisa la existencia de unos estatutos, que han de ser examinados y aprobados o, en su caso, denegados por el obispo. Tal y como hemos señalado en la referencia hecha al Concilio de Trento...

En este sentido, la Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca era ya reconocida, con arreglo a Derecho Canónico, en el siglo XVII, si bien pudo serio con anterioridad (como hemos reseñado), aunque habría de adecuar esos estatutos a las Constituciones de 1604 y 1610. Así, en 1663 hallamos una clara alusión a su institución canónica, al dirigirse al Papa Alejandro VII con el fin de que éste autorizase a la cofradía a admitir y recibir cofrades de todas partes de la Cristiandad.

El funcionamiento de la Cofradía en el siglo XVII difiere muy poco del que hemos descrito para épocas anteriores, sobre todo a partir de la Concordia de 1603, si bien el Cabildo va cobrando una importancia cada vez mayor, conforme se avanza en el tiempo.

El reconocimiento eclesiástico, tanto del culto a la Vera Cruz, como a la importancia de su Cofradía viene ya testimoniado tanto en el siglo XVII como en el XVIII. Así, en el siglo XVII, visitaron el santuario de la Vera Cruz, con el fin de adorar el lignum crucis, prelados tales como don Francisco Cayetano, Arzobispo de Rodas y Nuncio de Su Santidad (1655), fray Alonso Enríquez, Provincial de los Dominicos (1659), don Simón de Lascari, Arzobispo de Durazo (1674), don Pascual de Aragón, Cardenal de la Santa Iglesia de Roma y Arzobispo de Toledo (1675) etc. y también en este siglo el Papa Inocencio XII concedió indulgencias a favor del santuario (1698). Será sin embargo en el siglo XVIII cuando, de una forma más directa, se vea reconocida la Cofradía. Así, en 1705, el Papa Clemente XI concedió Indulgencias a la Iglesia y Cofradía de la Santa Cruz de Caravaca y en 1736 el Papa Clemente XII concede a la Vera Cruz de Caravaca el mismo culto que se tributa al Santísimo Sacramento, el de Larría, y en 1768 el Papa Clemente XIII concedería abundantes gracias espirituales a los miembros componentes de la Cofradía de la Vera Cruz, confirmado por la Sagrada Congregación de Ritos, en 23 de agosto de 1794.

Todo ello es una clara muestra del reconocimiento que, a lo largo de la historia, han mostrado altas jerarquías de la Iglesia Católica a la Vera Cruz y al culto cristiano generado en tomo a la misma, al que sin duda colaboró su Cofradía, teniendo como importante distinción la últimamente realizada por S.S. Juan Pablo II, en enero de 1998, con la concesión a su santuario del privilegio eclesiástico de poder celebrar un Año Jubilar, a perpetuidad, cada siete a partir del 2003. Este tipo de privilegios solamente lo ostentan en el mundo otros cuatro lugares, además de Caravaca de la Cruz (Roma, Jerusalén, Santiago del Compostela y Santo Toribio de Liébana, en Potes-Cantabria).

La primera mitad del siglo XX está marcado por los numerosos esfuerzos destinados a conseguir un mayor reconocimiento oficial del culto a la Vera Cruz y potenciar las peregrinaciones al celebre Santuario de la Santa Vera Cruz de Caravaca, celebrándose una peregrinación nacional en Septiembre de 1907.  Este mismo año, en el mes de junio, y atendiendo a las exigencias de los hermanos cofrades se redactan los nuevos estatutos que fueron publicados en 1915. Éstos fueron modificados en 1946 y posteriormente en 1966 debido a la necesidad de adaptarse a los nuevos cambios motivados por el aumento espectacular de las festividades religiosas y civiles en torno a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, así como el continuo acrecentamiento del número de hermanos cofrades. Las últimas modificaciones de estatutos se realizaron en 1989, y 1992, admitiendo las últimas reformas en 2002.

 

Durante el último cuarto del siglo XX se inicia una nueva etapa y camino a seguir para la proyección a nivel internacional de la Vera Cruz de Caravaca en su historia moderna que desemboca en la concesión del I Año Jubilar de la Vera Cruz de Caravaca en el 1981. Tan solo quince años después, en 1996, tras la nueva concesión,  se celebró el II Año Jubilar de la Vera Cruz fomentando y recuperando la tradición de peregrinar al Santuario para venerar la Santísima Cruz de Caravaca. Desde este momento se trabajó con el anhelo de dar forma institucional a las celebraciones jubilares; este esfuerzo se vio compensado con la concesión por parte de Su Santidad Juan Pablo II  (Penitenciaría Apostólica Port. Nº2/98/1) de la celebración de este acontecimiento religioso cada siete años, de una manera fija y para siempre al Santuario y en torno a la Sagrada Reliquia del Lignum Crucis; celebrándose el primero en 2003 y contando con la visita de más de un millón de peregrinos que se postraron ante la Vera Cruz para ganar las gracias que otorga el Año Santo “in perpetuum” concedido por la Santa Sede.


Fuente: Caravaca.org y lacruzdecaravaca.es

 

Fiestas de caravaca 2010

Programa

Moros y cristianos, caballos del vino, conciertos, cenas, misas...

fiestas de caravaca 2010

Caballos del Vino

¿Qué peña ganará el concurso de enjaezamiento de caballos?

 


Fiestas de Caravaca: Fotos

Ritual 'Cruz de Impedidos' en Caravaca
Ritual 'Cruz de Impedidos' (06-05-2010 - Caravaca)

Fiestas de Caravaca: Videos