Pastelería Luis Miguel, culto al producto tradicional

Pastelería Luis Miguel,  culto al producto tradicional

El gerente Luis Miguel García, preparando algunos pasteles salados. PLM

<< 12    >>
 

S. Triguero. Entre las gratas sorpresas que está deparando la II Muestra de Vinos de la Región de Murcia se encuentra la participación de Pastelería Luis Miguel, un establecimiento orientado, desde su creación en 1998, a satisfacer las expectativas y necesidades de sus clientes, así como mantener los productos tradicionales de Murcia, como sus pasteles de carne normales y especiales, las hojaldras, los salteadores o las auténticas empanadas de tomate y atún. En pastelería dulce también son un referente, especialmente en dulces de merengue, cuernos, milhojas o tortadas. También ha incorporado con éxito semifríos en turrón, tres chocolates, tiramisú y otros, así como la preparación de cumpleaños y fiestas para tomar en casa a la medida y el gusto de sus clientes.

Mantener el compromiso de calidad es su reto. Prefiere no caer en la tentación de bajos precios, degradando así la calidad o recurriendo a la pastelería industrial, sino que sigue fiel a su tradición artesanal, idónea en la relación calidad/precio.

Entre sus especialidades no faltan los pasteles de carne, sin duda su producto más solicitado, así como los antes mencionados. Su reputación llega hasta el punto de que cuenta con clientes de fuera de la Región de Murcia que llevan en su GPS la dirección referenciada como empanada de Murcia. En este caso, tecnología y tradición han hecho buenas migas.

También hay que destacar la preparación de pequeñas fiestas en pastelería salada y dulce, elaborada y horneada en el momento, que sus clientes recogen en el local o lo sirven en sus domicilios.

En la muestra, Pastelería Luis Miguel presenta en pastelería salada: pastel de carne, empanadilla, mini-croissant vegetal y quitchen de berenjena y queso; y en pastelería dulce: milhoja de merengue y palo catalán de chocolate.

«La organización de la muestra nos parece genial y muy profesional y la apuesta por los productos de la Región algo necesario y digno de elogio. Compartir este espacio con los bodegueros de nuestra tierra, los restauradores y ahora la pastelería local junto con el público que nos visite será una fórmula exitosa», asegura Luis Miguel García, gerente de la pastelería.

A corto plazo, el reto del establecimiento es mantener sus puntos fuertes, incorporar innovación y seguir respondiendo a sus clientes.