La Monastrell, la auténtica niña bonita de Bodegas La Purísima

Dirección: carretera de Pinoso, 3. Apartado de Correos, 27. 30510, Yecla.
Teléfono: 968 751 257.
Internet: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla y www.bodegaslapurisima.com
La empresa, que está presente en más de 30 países, tiene una clara vocación por llegar al mercado internacional actual

La Purísima aúna entre sus 3.325 hectáreas de viñedo, alrededor del 60% de la extensión de la D.O. Yecla, el respeto por la tradición vinícola y la pasión por seguir creciendo fieles a unas marcadas señas de identidad. Pero no abandona la visión cercana de nuevos horizontes que sean capaces de engrandecer el concepto que de la cultura del vino se tiene en la sociedad.

Es una bodega joven y moderna, dirigida por una mujer, con una media de edad entre sus trabajadores de 30 años, que incorpora técnico- comerciales, enólogos, asesores internacionales y un equipo de marketing con el objetivo de elaborar los mejores vinos de Yecla.

En esta bodega hay una clara vocación internacional que se refleja en el hecho de que sus vinos estén presentes en más de 30 países. Su producción se distribuye entre vinos a granel en un gran porcentaje y vinos embotellados de elaboración y marcas propias de gran calidad que han conseguido un merecido prestigio y numerosos premios nacionales e internacionales.

La variedad de uva principal es la Monastrell, aunque cuentan con producción de otras variedades con el fin de crear ‘coupages’ y monovarietales que se adapten a las exigencias de los clientes.

Asimismo, la bodega ha optado por la producción de uva y aceitunas ecológicas desde 1998 con 100 hectáreas de viñedos certificadas. En el cultivo de vides ecológicas toman como referencia el saber tradicional para recuperar los sabores y aromas perdidos, pero protegiendo y cuidando la tierra de la que mana toda la exquisitez de estos productos.

Trapío 2007, el gran orgullo

El pasado mes de agosto Trapío 2007 fue premiado con la medalla de oro del prestigioso concurso internacional ‘Wine Guide 2010’. Se trata de un homenaje a la variedad reinante en la tierra, la Monastrell. Por eso, Trapío es un Monastrell pura sangre, con todo el sabor y el rojo intenso que rinden tributo a su procedencia.

En Bodegas La Purísima cuentan con más de 100 hectáreas de viñedos de Pie Franco de Monastrell, auténticas cepas que han crecido sin ser plantadas, son testimonio de las vinos de los antepasados y dan auténticos vinos impregnados con la esencia del terruño propio de esta tierra. En la actualidad, es la variedad más adaptada a la tierra, capaz de crecer en suelos áridos y pobres y resiste a los veranos más secos y calurosos. Aunque en Bodegas La Purísima también se cultivan otras variedades como la Airén, Tempranillo o Syrah en busca siempre del mejor sabor.