Bodegas Castaño llega a la muestra tras una más que satisfactoria cosecha

La relación de la familia Castaño con el vino se remonta a hace más de medio siglo, momento en el que Ramón Castaño ya había creado su primera bodega. Por entonces ya se encargó de modernizar y actualizar los medios técnicos con los que contaba, así como ampliando los viñedos familiares, pues la viticultura ya era una práctica habitual en la familia. No fue hasta el año 1980 cuando embotelló su primera cosecha. Desde entonces hasta la actualidad, la meta de Bodegas Castaño ha sido la misma: la calidad. Así lo reconoce Mari Carmen Puche, responsable de márketing de la firma yeclana. «»La firmeza, el tesón y la fuerza de Ramón Castaño han sido siempre necesarios en su determinación por alcanzar cotas máximas de calidad en los vinos elaborados con la variedad de mayor arraigo en la zona: la Monastrell».

   Las señas de identidad de Bodegas Castaño pasan por haber sido pioneros en la zona experimentando con Monastrell, tanto en la varietal como en 'coupage', introduciendo los últimos avances tecnológicos tanto en viñedo como en bodega, e implementando sistemas de calidad que permitan la elaboración más adecuada.

«Nuestra seña de identidad es la filosofía emprendedora que ha hecho crecer a Bodegas Castaño convertirse en un referente de calidad vitivinícola en el sureste español», añade Puche.

El suelo, una clave

Los vinos de la bodega yeclana nacen de más de 500 hectáreas de viñedo repartidas en cuatro grandes parcelas en distintos puntos de la DO Yecla, donde cada variedad con la que trabajan encuentra su espacio idóneo para desarrollarse. «Una clara seña de identidad de nuestros vinos es su tipicidad mediterránea», asegura su responsable de márketing. Los vinos de Bodegas Castaño hablan de la tierra y del saber hacer del equipo. Otra buena definición de sus vinos es la calidad a un precio más que razonable, factor que les ha permitido la expansión a lo largo de estos años y su actual posicionamiento en el mercado.

La Monastrell es la variedad esencial para el desarrollo de los vinos de Bodegas Castaño. «La investigación constante con Monastrell y otras variedades que puedan complementarla en 'coupage' de forma idónea nos ha llevado a tener un amplio abanico de posibilidades en el viñedo», subraya Mari Carmen Puche.

Además, la firma ha seguido experimentando con otras variedades autóctonas y foráneas para conocer su potencial en clima y suelo. Así nace su viñedo experimental, donde hay plantadas 16 variedades (ocho blancas y ocho tintas) de diferentes procedencias con las que están investigando actualmente.

La producción de Bodegas Castaño alcanza los 2.500.000 de botellas anuales, de las que el 85% se destina a exportación, principalmente a países de Europa y Estados Unidos, Sudamérica y Asia. A pesar de estas cifras, reconocen que el mercado español es sumamente importante y lo cuidan con mucho mimo. 

Productos estrella

El icono de Bodegas Castaño es Hécula, un vino monovarietal 100% Monastrell, aunque la gama básica Castaño Varietales o Castaño Colección y Castaño Monastrell Dulce cuenta con renombre internacional. Casa Cisca, el top de Bodegas Castaño, es curiosamente un vino de mesa sin DO.

Por estas fechas la bodega se encuentra con los primeros jóvenes de maceración carbónica. Castaño Monastrell Tinto 2010 es el primer año de la cosecha en ver la luz y promete con toda su furtosidad y frescura. Además, Castaño Colección Cepas Viejas está catalogado como un vino de autor por su compleja elaboración. Del cultivo de la vid bajo técnicas de producción ecológica se obtiene Castaño Monastrell Ecológico. Sin embargo, el resto de sus vinos se elabora bajo técnicas de producción integrada, práctica en la que se ha certificado recientemente.

Su participación en la II Muestra de Vino de la Región de Murcia servirá para ofrecer degustaciones de todo su catálogo de vinos. Una oportunidad para acercarse a los vinos de una bodega que se entrega en la elaboración de cada una de sus especialidades. Entre éstas, también estarán Altos del Cuadrado, último proyecto de la familia Castaño en la DO de Jumilla: Altos del Cuadrado y Altos del Cuadrado VVV.

Aunque radicado en la DO Yecla, el proyecto enoturístico de Bodegas Castaño es cada vez más importante, con un programa de visitas que ofrece la posibilidad de descubrir los viñedos de Monastrell que tiene la familia Castaño en tres denominaciones de origen distintas: Bodegas Castaño DO Yecla, Bodegas Sierra Salinas en DO Alicante y Altos del Cuadrado en DO Jumilla. También la oportunidad de degustar la gastronomía típica de la zona, maridada con sus vinos en las propias instalaciones de la bodega.