El investigador Tomás Sánchez analiza los pros y los contras de las tecnologías

MURCIA. El síndrome del edificio enfermo (SEE) se ha convertido en un problema de salud ambiental que no se puede pasar por alto. Según la OMS, el 30% de las construcciones modernas presenta rasgos que pueden provocar dolencias en quienes pasan mucho tiempo en ellas. Suele tratarse de modernas estructuras de vidrio y metal cargadas de emisores de radiación, como ordenadores y teléfonos móviles, en circuitos cerrados. Los materiales aislantes, como el suelo o las paredes sintéticas, multiplican el efecto nocivo de esta exposición. Los ambientes cerrados, la falta de ventilación y de humedad hace que al cuerpo le resulte difícil descargarse de las energías electrostáticas.Una de las enfermedades vinculadas al SEE es la lipoatrofia muscular, en la que las células grasas de muslos y antebrazos mueren al perder su componente líquido, lo que da lugar a hoyuelos en el músculo. Por esta razón, Camon acoge la charla mañana 1 de abril impartida por el investigador Tomás Sánchez Criado sobre las apliaciones y ventajas de los dispositivos de teleasistencia sobre personas que necesitan cuidados y los propios cuidadores. Para participar hay que inscribirse en la web www.tucamon.es.

 

 

Obra Social de la CAM


Obra Social CAM | Fotos


Obra Social CAM | Vídeos