Ramón Gaya Centenario


Pedro Soler
Centenario de Ramón Gaya, o la entrega a la pintura

Ramón Gaya estuvo siempre marcado por su amor y su entrega a la pintura. Cuando tenía poco más de diez años, algunos de sus cuadros fueron colgados en el Círculo de Bellas Artes, de Murcia, junto a los de quienes entonces, y también posteriormente, han sido catalogados como maestos de la pintura murciana. Hay juicios, como los que emiten Gil de Vicario , en ‘El Liberal’, y Jam Gordón, en La Verdad, que profetizaban cual sería la calidad de la pintura de un Gaya que entonces no era más que un niño, Pero un niño precoz y genial. “Si ´sigue así, escribía Gordón, será uno de os mejores pintores de España”; para Gil de Vicario notable pintor y quien también ejerció como crítico, dijo que en aquella exposición había  dos bodegones de positivo mérito, de gran relieve pictórico, y de una notable orientación moderna: son de Gaya, un niño de onces años”. Pero aún le falta un mes para cumplirlos.


 

José Belmonte Serrano
Gaya, uno de los del 27

Pedro Soler, periodista :: Juan Leal

Algunos de los más consumados expertos en la literatura española del siglo XX no citan a Gaya. Nunca han faltado papanatas que siempre se han inclinado por el fulgor y la gloria, por el sonido de los tambores y el toque de corneta.


 

Andrés Trapiello
Una restitución

La mano del pintor iba de la paleta a la superficie de la tela o del papel de una manera obediente y atenta, como atenta era también su mirada sobre el asunto o modelo pintado, pero se hubiera dicho que todo lo que estaba teniendo lugar allí, ocurría en otra parte, a la vez lejos y muy cerca, quiero decir que el pintor estaba vuelto hacia sí mismo, o sea, que lo que parecía estar pintando por fuera era porque estaba pintado ya por dentro, y que lo sacaba a la luz sin mayor esfuerzo.

 

Antonio Martínez Mengual
Azules

De los sueños de aquel joven que no descubrió nada en el París de los modernos; que vio derrumbarse la idea de otra enseñanza por España. Ni siquiera comentó algo sobre «un pájaro solitario» que le quitaba el sueño cada vez que miraba sus hermosos cuadros, en donde la luz hacía el milagro de los colores realidad, como ese en donde una mujer desnuda se miraba, entre sueños y sedas, a un espejo. Nada dijo de la atropellada y rota vida del exiliado.

 

Pedro Serna
Cuando Ramón lo paró todo

Pedro Soler, periodista :: Juan Leal

Conocer a Ramón Gaya fue fundamental para mí. Todos los días lo recuerdo… Fue muy generoso siempre. Sus conocimientos sobre arte, sobre literatura, sobre la vida misma nos enriquecieron. Fue una suerte que se cruzara en nuestro camino. Es un legado que siempre llevaremos.


 


Un hombre excepcional

Aquel hombre era un hombre humilde, inteligente, culto, sincero, honrado, honradísimo, cabal, generoso, brillante, fino, elegante, nada resentido; pero, ante todo, era lo que yo intuía y me habían contado Molina Sánchez y los hijos de Juan Guerrero, aquellas primeras personas que me habían hablado de él. Era un magnífico pintor; diría más: un pintor único y un hombre excepcional. Era Ramón Gaya.

 

Eloy Sánchez Rosillo
Con Ramón Gaya, en el Museo del Prado

De aquellas inolvidables visitas al Museo del Prado, y de tantas y tantas otras cosas, me iba acordando este verano, mientras junto al mar leía despacio las páginas de las 'Obras Completas' de Ramón Gaya. Cuando se cumple el centenario del nacimiento de nuestro amigo, recomiendo con entusiasmo a todos los que quieran oírme este libro inagotable.

 
<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 2

 

Ramón Gaya | Fotos

Ramón Gaya y su obra
Gaya contra sus maestros
(20-10-2010 - Murcia)
 
Ramón Gaya y su obra
Ramón Gaya íntimo

(08-10-2010 - Murcia)
 

Ramón Gaya | Vídeo