Ramón Gaya Centenario


OBRA COMPLETA
«No es mi vida, es mi tiempo»

Ramón Gaya, al margen de excelente pintor, fue un escritor original, atrevido e inteligente

«No es mi vida, es mi tiempo»

Ramón Gaya no es, probablemente, el mejor escritor de su generación. Ramón Gaya no es, casi seguro, el mejor pintor español del siglo XX, pero, en conjunto, se le podría considerar como uno de los artistas de la finiquitada centuria más originales, verdaderos, sólidos e íntegros en ambas facetas, aunque él se autocalificara, una y otra vez, de pintor que escribe.

Y no por el hecho de quitarle importancia a sus textos, sino -como afirman con tanta precisión Nigel Dennis e Isabel Verdejo en el excelente prólogo que lleva al frente este volumen- «simplemente para señalar que su propio impulso creador se manifestaba primordialmente en la pintura y que sus escritos cumplían una función secundaria, o mejor dicho, complementaria».

De tales palabras podemos deducir que la publicación póstuma, en un solo tomo, de su 'Obra completa' posee el valor de la literatura en sí misma -es decir, juanramonianamente desnuda-, pero que, al mismo tiempo, nos ofrece la oportunidad de conocer mucho mejor al pintor a través de sus propias palabras, por medio de su creación literaria.

Porque Ramón Gaya escribe como pinta. Y pinta como escribe. Con el mismo convencimiento. Con la misma fe.

Tanto su prosa como sus poemas poseen la limpieza y la nitidez casi milagrosa que se percibe en sus papeles y sus lienzos.

Además de una amplia bibliografía 'de' y 'sobre' el artista que, sin duda alguna, va a convertirse en el pórtico de nuevas y futuras investigaciones para quienes quieran acercarse a alguna de sus facetas, el volumen de Pre-Textos, editado con redoblado esmero, incluye entre sus páginas títulos bien conocidos y ya suficientemente analizados y comentados, como 'El sentimiento de la pintura', 'Velázquez, pájaro solitario' y 'Diario de un pintor'.

O esos poemas casi siempre breves, leves e intensos a un mismo tiempo, en los que se le transparenta el alma al artista: «No es mi vida, es mi tiempo/ como un ala de nadie,/ quien transcurre sin verme,/ quien me lleva en su cauce».

Sin conciencia de estilo

Es cierto que lo que llama de inmediato la atención cuando estamos ante los textos escritos de Ramón Gaya es esa inteligencia innata para «despintar» aquello de lo que escribe, combatiendo cualquier atisbo barroco.

O lo que es lo mismo: su capacidad para concebir un estilo sin tener conciencia de estilo, sin apenas quererlo, sin necesidad de ir forzosamente a su encuentro. De ahí esa aparente sencillez, esa limpieza y claridad, esa manera tan particular de nombrar las cosas arrojando sobre ellas la luz más primigenia. Pero no es menos verdad que, de igual modo, Ramón Gaya nos sorprende por el contenido que nos lega a través de estas páginas.

Pocos como él han dicho lo que piensan a la cara de quienes lo han leído o escuchado. Y todo ello, sin ánimo de crear polémica. Sin el más mínimo deseo de ofender.

Otra cosa es que haya quien se dé por ofendido. Allá él. En un mundo en el que abunda, y de qué modo, la hipocresía, la falta de palabra, Gaya pone sobre el tablero su criterio personal sobre otros pintores y escritores, sobre escuelas artísticas y movimientos literarios, sin cortarse un pelo.

Polemista

Gaya opina, por ejemplo, que no es Goya el segundo mejor pintor español, después de Velázquez, sino Murillo.

De Cernuda afirma que es el Poeta, «el caso más puro de poeta que existe hoy en España», en tanto que Machado es el poeta «honesto y verdadero».

Y polemiza, cuando es preciso, con artistas consagrados, mayores que él, como Sánchez Picazo.

Pero, al mismo tiempo, no tiene inconveniente en elogiar a otros pintores aún jóvenes, como Pedro Serna, «un pintor muy pintor, y también muy murciano, pero sin sombra de regionalismo».

Ramón Gaya es, en su conjunto, uno de los grandes del siglo XX. Y lo es a pesar de su enorme modestia.

A pesar del largo silencio, con el exilio como mordaza, por el que ha pasado. Como Velázquez, Gaya también fue un ave solitaria.

 

 

Ramón Gaya | Fotos

Ramón Gaya y su obra
Gaya contra sus maestros
(20-10-2010 - Murcia)
 
Ramón Gaya y su obra
Ramón Gaya íntimo

(08-10-2010 - Murcia)
 

Ramón Gaya | Vídeo