Bajo la protección del faro

Bucear desde la orilla del mar es una modalidad que permite iniciarse en el buceo poco a poco de la mano de los instructores profesionales. En las tres grandes áreas de buceo del litoral cartagenero existen calas apropiadas para esta actividad. Si en la Azohía- Cabo Tiñoso está Cala Cerrada, en Cartagena están Cala Cortina y en el otro extremo, Cabo de Palos. Justo debajo del faro de Cabo de Palos, Cala Fría es la última cala de las estribaciones montañosas de la Sierra de Cartagena y lugar elegido para la inmersión de hoy.
Es un sitio excepcional, de fácil acceso y en una zona privilegiada como el faro, con una amplia vista del Mediterráneo y, al fondo, Islas Hormiga. Protegida de Norte a Sur, se abre al mar formando una gran ensenada rodeada de los acantilados y rocas del peñasco de Cabo de Palos; al Sur, junto a los acantilados había una batería antisubmarina de la que solo quedan los anclajes y unas antiguas ruinas. Bajo éstas se han llegado a encontrar restos de asentamientos romanos.
Cuando sopla el fuerte viento de Lebeche, la gran mayoría de centros de buceo utiliza la cala para estar protegido de las olas y corrientes que aquél genera.
Bucear desde la orilla de la playa permite ir ganando profundidad y navegar bajo el agua por fondos arenosos y cubiertos de pradera de posidonia. En el fondo rocoso hay algunos arcos por donde se puede pasar. Es una inmersión de poca profundidad, pero no deja de ser un lugar singular que aparte de utilizarse para iniciarse en el buceo, no deja de asombrar a los buceadores expertos.
El buceo a poca profundidad o en entornos controlados se usa para que los nuevos buceadores adquieran destreza y práctica en el uso de los equipos de submarinismo, los instructores disponen de un espacio de poca profundidad donde pueden guiar y controlar al buceador durante la enseñanza en los cursos de buceo. En estos fondos también hay pruebas y ajustes de equipos.
Acceso cómodo
De cara a la inmersión, el acceso es cómodo pues los vehículos los estacionamos junto a la cala y una rampa nos permite el llegara a la arena. Ahí, nos equipamos e iniciamos la inmersión por el lado sur de la cala un poco alejados de las paredes verticales de los acantilados. Hay un fondo de arena y, a pocos metros, empezamos a tener algo de profundidad: dos, tres metros.
Entre los bancos de algas posidonia vemos castañuelas, doncellas, mojarras y otros peces. En el fondo, cuando vamos alcanzando los cuatro metros la arena crea un paisaje submarino peculiar.
Navegamos bajo el agua en línea hacia el exterior de la cala y al llegar al extremos, unos grandes bloques de roca que en ocasiones forman pequeños arcos hacen cambiar el fondo. Se cruzan corrientes importantes de agua, y la costa hace un giro.
La variedad de fauna permite llevarse buenas fotos usando cámaras adecuadas.
 

 

Submarinismo en Cabo de Palos


Submarinismo | Fotos

 

Buceo en Cala Fría

(29-08-2009 - Cabo de Palos)
 

Buceo en Cala Cerrada

(21-08-2009 - Cabo de Palos)