... y ahora, a sumergirse

Durante nueve sábados, en compañía de La Verdad hemos recorrido parte de las tres grandes zonas de buceo del municipio: Cabo de Palos, Cartagena y Cabo Tiñoso-La Azohía. El litoral cartagenero es el único lugar del Mediterráneo donde está garantizado el buceo bajo cualquier condición climatológica, y a eso hay que añadir la temperatura del agua (cálida en verano y moderada en el resto del año) invita a hacer inmersión en cualquier época.
Cartagena lo tiene todo: fondos rocosos y acantilados, fondos arenosos y praderas de posidonia, pecios, cuevas, profundidades moderadas para el buceo, temperatura adecuada y unos servicios profesionales para la práctica de este deporte durante todo el año con la máxima calidad y seguridad.
La Asociación de Centros de Buceo de la Región de Murcia ha invitado a los lectores a conocer estos fondos y sus servicios. En total, hay 52 zonas de buceo establecidas por los centros de buceo profesionales distribuidos a lo largo de veintiséis puntos distintos.
En Cabo Tiñoso-La Azohía, la costa está formada por los acantilados de roca calavera, unos fondos de roca blanca y numerosas cuevas donde habita fauna muy diversa. Las profundidades de buceo llegan hasta los 35 metros, y las aguas son transparentes y refugiadas de los vientos de Levante.
Ensenada y montañas
Hay veintiséis zonas de buceo donde destacan lugares tan singulares como Cala Cerrada, el Rincón de la Ovaza, la Punta de Cabo Tiñoso o la majestuosa Cueva del arco. El principal lugar de salida es el puerto de la Azohía y también El Portús y Cartagena.
Como segunda zona, las inmediaciones de la ciudad de Cartagena ofrecen trece de áreas de inmersión. Protegidos por la propia ensenada y las cadenas montañosa del Este y el Oeste, sobresalen por su atractivo la Isla de las Palomas y Cala Cortina. Los puntos de salida están en la ciudad; el buceador tiene la alternativa de ir a Cabo de Palos cuando hay Levante.
En Palos, otras trece zonas de buceo ofrecen joyas como la reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas. Ésta tiene una gestión adecuada de los servicios de la Comunidad Autónoma y los propios centros de buceo. Es una de las inmersiones del Mediterráneo donde mayor cantidad de peces se pueden ver: meros, barracudas, sargos, mantas, etcétera.
Barcos con historia
Hay una gran concentración de pecios (barcos hundidos), sólo aptos para buceadores experimentados. Están a más de 40 metros de profundidad, y algunos tienen grandes historias. Es el caso del hundimiento en 1906 del trasatlántico Sirius en el Bajo de Fuera (junto a Islas Hormigas). Está considerado el mayor naufragio de la historia del Mediterráneo, y murieron más de 200 personas.
La red de centros de buceo profesionales están regulados por la Comunidad Autónoma y ofrecen unos servicios profesionales y de calidad que permiten adentrarse en el mundo del submarinismo.
Los instructores están capacitados para iniciar en el buceo y dar clases de perfeccionamiento hasta los niveles más altos. También hacen de guías en inmersiones tan espectaculares como las que hemos ido relatando durante nueve sábados.
Especialistas del CENM Naturaleza han comprobado una riqueza submarina que, siempre con respeto al medio natural, está alcance de todos. Para más información, puede visitar la sección de Turismo de la web www.cartagena.es
 

 

Submarinismo en Cabo de Palos


Submarinismo | Fotos

 

Buceo en Cala Fría

(29-08-2009 - Cabo de Palos)
 

Buceo en Cala Cerrada

(21-08-2009 - Cabo de Palos)