Turismo en Cartagena
El casco histórico de Cartagena acoge el Mercado Medieval

El Mercado Medieval vuelve a desembarcar con fuerza en el casco histórico de Cartagena. Estará instalado en las calles del centro de la ciudad hasta el próximo domingo 1 de diciembre tras ser inaugurado ayer por el concejal de Atención Social, Antonio Calderón. Ya llama la atención el hecho de que esta edición llegue con un día más de celebración, algo que agradecerán los miles de cartageneros y visitantes que acuden cada año a esta cita y que llenan hasta la bandera las principales arterias del casco histórico para hacer sus compras y disfrutar de las divertidas atracciones con las que siempre sorprende el encuentro.
El Mercado Medieval es un espacio ideal para disfrutar en familia o acompañado de amigos por la gran animación que da al casco histórico de la ciudad, que se convierte en un mágico túnel del tiempo capaz de trasladar a los visitantes hasta el medievo y hacerlo con una sonrisa. 
Sobre todo, hay que destacar los espectáculos y atracciones que se van sucediendo por cualquier rincón de este concurrido mercado abierto a la sorpresa constante, con la participación de saltimbanquis, actuaciones musicales, duendes, dragones y exhibiciones de maestros artesanos. 
Son 150 los artesanos que estarán ubicados en las calles del centro, de los cuales 22 son de Cartagena, y el recorrido del mercado se ampliará hacia la subida de San Diego, tratando de que haya espacio suficiente, como el año pasado, y no se produzcan aglomeraciones. Habrá artesanía, alimentación y talleres variados.
Para la animación y actuaciones a pie de calle, el Ayuntamiento de Cartagena ha vuelto a confiar en la empresa del pasado año, puesto que dio muy buenos resultados y atrajo mucha gente al mercado, que a su vez vio incrementar las ventas, según comenta la técnico del Área 2 de Servicios Sociales, Rosario de Benito.
Así, este año se refuerzan los espectáculos de fuego, con el grupo La Troupe Malabo, y vuelven el dragón, los actos circenses y de malabares, las demostraciones de cetrería con búhos y águilas, los performances y la magia. Los más pequeños también contarán con los burritos y el barco vikingo, entre otras atracciones. Sin duda, resulta estimulante para los niños pasearse por este mercado medieval abierto a la sorpresa constante, donde hay mucho de lo que aprender y con lo que disfrutar gracias a un programa de actividades muy atractivo.